Una “buena práctica” significa que una empresa posee técnicas, métodos, procesos, actividades o incentivos que son más eficaces que otros para alcanzar una meta. O que permiten alcanzarla de manera más sencilla. Por su parte, las BPM hacen referencia a la higiene en la manipulación, preparación, elaboración, envasado, almacenamiento, transporte y distribución de productos.
De esta manera, el laboratorio Dr. A. Bjarner reafirma su compromiso con sus clientes, brindándoles siempre la mejor calidad. Esta recertificación se traduce en altos estándares de calidad operativamente y permitirá ampliar la gama de servicios.